miércoles, 16 de junio de 2010

La huelga general no saldrá bien


Ya hay fecha para la convocatoria de la huelga general, el 29 de septiembre.

Hace unas semanas yo insistía a quien quería escucharme que la huelga planteada en la función pública iba a servir para echarle un pulso al Gobierno por los recortes realizados, la bajada del sueldo de los funcionarios y el estancamiento de las pensiones. Si ese pulso hubiera salido bien, el Gobierno habría tenido más cuidado a la hora de plantear nuevas reformas, como la laboral o la de las pensiones (en un futuro próximo).

Pero la huelga de los empleados públicos no fue un éxito sin llegar a fracaso y eso le ha dado alas a ZP para plantarse ante los sindicatos y sacar adelante sus propuestas, más cercanas a una ideología liberal-conservadora que socialdemócrata. Y lo malo que eso es lo que piden los foros internacionales, con la Unión Europea a la cabeza.

Pero la próxima huelga, la general, no va a salir bien y los sindicatos se van a resentir. Y mucho.

Hay colectivos que vienen demandando esta medida hace mucho y que piensan que CCOO y UGT no la promovían porque están vendidos a las subvenciones del Gobierno, lo cual no deja de tener su punto de razón. El crédito de los grandes sindicatos ha decaído escandalosamente en poco tiempo.

¿Quién puede secundar la huelga?

A los trabajadores fijos no les afecta la reducción de días como compensación al despido (aunque sí los motivos del empresario para despedir).

Los trabajadores temporales suelen ser remisos a secundar huelgas, ya que al no tener estabilidad en su empleo puede ocurrir que cuando se les acabe el contrato se vayan de patitas a la calle, por secundar una huelga que, evidentemente, es negativa para los intereses de la empresa.

Los autónomos no pueden permitirse, tal y como está la situación, cerrar un día sus puertas.

Y los trabajadores públicos, si no se han sumado a una huelga contra el recorte de sus retribuciones, no lo van a hacer para apoyar al colectivo general de trabajadores que, por otra parte, tanto se ha alegrado de la rebaja de sueldo planteada hace un mes a los funcionarios.

¿Solidaridad? ¡Ja!

Divide y vencerás.

3 comentarios:

Manuel dijo...

No te quito razón Pettylux.
Pienso que la convocatoria ha sido muy alejada en el tiempo (coincidirá con otrs en Europa). Me impresiona que es para enfriar el asunto.
Ya sabes que no secunde la huelga, porque las medidas amargas al fin, son necesarias y nada ganamos si vamos a la misma.

Ya veremos que sucede en septiembre.

Saludos

Pettylux dijo...

Los grandes sindicatos han estado escondiendo la cabeza mucho tiempo, por miedo a que se les recortara el pienso, esas subvenciones millonarias que son las que les hacen sobrevivir.
Ahora sacan el hacha de guerra, tarde y mal, mucho me temo y ya lo he dejado escrito en este post, que los trabajadores ya no se fían de sus representantes, por lo menos no de éstos.
Un abrazo.

Josep Lluís dijo...

El que jo veig és que cada vegada és més difícil fer polítiques d´esquerres. La política econòmica ve dictada des d´Europa, una Europa cada vegada més neoliberal. El problema és que el neoliberalisme ha sigut la principal causa d´aquesta crisi. El sistema capitalista està clarament esgotat, i els governs més poderosos no volen buscar-li alternatives. Haurà de ser el poble qui faça fora aquests governs i s´organitze d´altra manera. Les revolucions sempre han començat des del capdavall.