sábado, 18 de febrero de 2012

Mis intereses, hoy

He cambiado bastante este último año, lo habréis notado si sois seguidores del blog. Durante varios años, desde el comienzo del mismo, mi actividad era frecuente y politemática, aunque el tema social/político tenía bastante importancia, cuajado con otros culturales/literarios/musicales. Sigo siendo el mismo, pero... ciertas circunstancias han hecho que mi ánimo más social/político quede un poco abandonado...

Desilusión. Esa es la palabra. Soy, me siento, me reconozco socialista/socialdemócrata de izquierdas, lo he sido siempre y siempre lo seré pero... ya lo podéis imaginar. Cansado de las eternas y estériles peleas del PSOE de Alicante hace ya años que mudé de agrupación a una más tranquila, San Juan. Al llegar a Castalla y ver el panorama político que había, decidí implicarme en el pueblo y hacer lo que pudiera para cambiar lo que había (me gusta Castalla, me siento castellut, aunque sea de adopción). Pero ¡ay!, no soy del pueblo y al final, parte de mi partido como que me tomó miedo, creo, y me vi rechazado/apartado y no formé parte de la candidatura que, al final, consiguió hacerse con la alcaldía del pueblo, lo que no importó, me alegré, porque hacía falta un cambio después de tantos años de gobierno popular, pero me dejó tocado, porque aunque ofrecí mi experiencia y mis ganas de trabajar fueron rechazados por la entonces candidata y ahora alcaldesa, a la que le tengo mucho respeto pero una espinita clavada por su desaire, aparte de otras historias más personales con otro de los candidatos del partido (ahora concejal) que aquí no voy a revelar, que que entristecieron enormemente mi ánimo y mi fe en las personas.

Todo ello hizo, y lo habréis notado, que mi dedicación crítica bloguera se ralentizara; chic@s, no tenía ganas, no me apetecía, yo únicamente me ofrecí para ayudar a una gente y ésta se asustó/lo tomó a mal, qué le vamos a hacer... Por ello, mi confianza en la posibilidad de cambiar desde abajo la política se ha desmoronado. En fin.

Ahora tengo otros intereses, más personales. No quiero decir que mi sempiterno espíritu batallador no esté ahí, pero prefiero darle más importancia a la familia, a los verdaderos amigos (no a los que parecen serlo, incluso te llaman "familia" pero no lo son) y a mis cosas, a acabar la carrera que empecé hace... uf, no quiero recordarlo, pero me siento muy entusiasmado por los resultados de los primeros exámenes, a escribir poesía, algo dejado de la mano hace tiempo y que ahora me apetece retomar (habéis podido leer mis últimos poemas en este blog) y yo qué se, a mi salud, que estoy bastante fastidiado de las piernas y sobre todo a mi marido, Mariano, que acaba de perder a su madre, una gran mujer.

No actualizaré tanto el blog, ya lo habéis notado, pero cuando lo haga será más mío del momento actual, el que atravieso, y si os interesa mi estado pues ya sabéis, aquí me podréis encontrar, de largo en largo, pero sincero.

Un abrazo, lectores, amigos.


6 comentarios:

Manuel dijo...

Las frustraciones nos duelen, pero nos hacen crecer como personas y como profesionales.

Un paso atrás que nos obliga a pensar y replantearnos todo lo que hemos hecho y estamos por hacer.

Saludos
Siempre pendiente

Pettylux dijo...

Así, es, se aprende de los errores, aunque el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Un abrazo y gracias por estar ahí.

Anónimo dijo...

Una abraçada molt forta per a Mariano. Se com esteu de units a la vostra família, que és al cap i a la fí el que més importa i el que ens ajuda a mirar endavant.

Esther

Pettylux dijo...

Moltes gràcies, una abraçada.

fus dijo...

Acabo de conocerte y solo me queda decirte que ànimos y tal y como està el patio que te desilucione la polìtica es normal, lo importante es que no muera la llama de tus ideales.

un saludo

fus

Pettylux dijo...

Muchas gracias por tus palabras, espero que vengas a visitar el blog a menudo y aportes cuanto quieras.
Un abrazo.