martes, 3 de julio de 2012

El corazón "partío" entre la Roja, la crisis, los políticos y los agoreros


De normal, no me gusta el fútbol. Es bueno empezar siendo sincero.

Pero ahora toca ampliar. No me gusta el fútbol todas las semanas, viernes, sábado, domingo, lunes, martes, miércoles, jueves... que si liga, champions, uefa, copa del rey... vamos, un horror cansino, que algunos (muchos) aficionados celebran por todo lo alto, bien sea en el campo, bien en el sofá. Pero sí me uno al espíritu competitivo de las grandes ocasiones, de los partidos del año/siglo: un Barça-Madrid, una final europea con equipo español (preferiblemente el Barça, ejem), un mundial o una eurocopa, cuando juega la selección española.

A lo que voy. No me gusta el fútbol, pero he sufrido y he disfrutado con los partidos y las victorias, en su caso, de España en estas semanas. Y no me siento alienado, ni creo que la crisis se acabe por esto.

Pero estoy un poco harto de tanto agorero.

Todas las mañanas, las sobremesas y las noches nos amargamos escuchando y/o viendo las noticias sobre la recesión, la puta prima de riesgo, Merkel y sus exigencias, el borreguismo seguidista de Rajoy y sus recortes, las subidas de la luz, del gas, de la gasolina, la próxima del IVA..., lo que nos espera de nuevo a los funcionarios (para alegría de mucho imbécil envidioso), etc. Y unos incendios que te hacen llorar de frustración, en Valencia, Albacete y Murcia, sabiendo que es por culpa de escatimar recursos en la prevención y en la extinción por parte de los gobiernos corruptos y/o despilfarradores. Y qué falta de sensibilidad del gobierno central, lo que han los ministros tardado en aparecer por allí (y Rajoy dando saltos en el partido, en fin).

Soy consciente de lo mal que va el país, estoy absolutamente en contra de la política que se está realizando y creo que hay otra forma de salir de la crisis, más social y humanitaria. Pero resulta que, si me alegro porque España haya ganado la Eurocopa, soy un borrego. Que los jugadores van a ser crucificados porque van a cobrar unas primas, que no se sabe si tributarán o no en el país, mientras empresarios, políticos y banqueros tienen los bolsillos forrados de nuestros dineros. Y los que esto critican, ¿porque no salen a insultar por la calle a todos los políticos corruptos / despilfarradores / inútiles que han hundido su comunidad, su ciudad, su pueblo? ¿Por qué no esperan a la puerta del hotel de lujo marbellí a Dívar para embrearlo y mantearlo? ¿Por qué no hacen con los administradores de bancos y cajas de ahorros, inútiles y aprovechados con pensiones millonarias, como con los bous a la mar, y los tiran por el puerto? Es indecente que Zapatero se compre una casa por casi un millón de euros y es indecente que Esperanza Aguirre diga que no llega a fin de mes.

Hablando por el chat con un amigo, de los que inundan la red con soflamas incendiarias, le dije que para solucionar esto había que montar una revolución sangrienta, como en los países árabes el año pasado; su respuesta, no, no que eso puede traer muchas complicaciones, habrá otra manera. Revolución o involución, le dije yo, para picarle (ya toca decir que estoy en contra de revoluciones sangrientas). Evidentemente, una revolución le daba miedo, por sus consecuencias. Pues entonces, sigue utilizando facebook y twitter, pero eso le toca la nariz a "los mercados" (como mucho) y ya está.

Hace falta una respuesta civil a tanto mamoneo, un 15-M mejor organizado, que se traduzca de forma política en las urnas, como en Grecia, que vaya tomando músculo y al final pueda ganar las elecciones, para terror de los políticos de siempre. Y sí, hace falta salir a la calle, pero no solo a celebrar que ha ganado la Roja, sino a impedir que sigan tocándonos los derechos, los dineros y los cojones.

Y así estamos, apostando por ello. Pero no voy a permitir que gente que no se atrevería a más (por no perder su puesto de trabajo, por temer por la seguridad de sus hijos, etc., motivos muy legítimos por otra parte), me tenga que decir si puedo olvidarme unas horas de la crisis y la madre que la parió por emocionarme viendo jugar al fútbol a la selección. Y no me gusta el fútbol, de normal.

Y sí, los incendios en Valencia (y en Murcia y Albacete) son un horror y es responsabilidad de los mismos, pero en la Comunidad Valenciana estamos acostumbrados a que nuestros políticos echen balones fuera y queden libres de toda culpa; luego mucha, mucha gente les vota y ya está todo arreglado: tenemos lo que nos merecemos, por desgracia. Y por cierto, olé por los bomberos (funcionarios, pese a la mala fama que tienen estos trabajadores) y todos los voluntarios que están participando en la extinción de las llamas.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bien está que gane la selección española y que la gente se alegre. Yo también.
Pero atención: esto es el fútbol, el deporte no sólo pero especialmente de las masas ignorantes, de la gentuza maleducada, de violentos, machistas, borrachos y pandilleros. De cobardes y gamberros. De políticos corruptos. De empresarios corruptores y ladrones. De defraudadores. De urbanizadores que se han dedicado a robar el suelo a sus propietarios para construir mierdas que han llevado el país a la ruina.
Es el fútbol, que no paga impuestos, que no paga seguridad social, que se nutre de subvenciones y corruptelas.
Es la quintaesencia de todo lo podrido que hay en España.

Anónimo dijo...

Vale que gane España una copa de Europa de fútbol. Vale que se celebre. Bienvenida sea la alegría.
Pero ¿podría ser que los futboleros dejen de jalear y aplaudir la corrupción, la mafia, la ignorancia y la necedad?

jordi dijo...

Totalment d'acord.

L'únic que em rebenta és, quan li dius a algún patriòtic espanyolista, que no vas amb La Roja (de fet, aquest any amb ningú, no m'agradava cap) et diu que ho fas perquè estàs polititzat.

Es pensarà que ell no està polititzat... Però crec que l'esport continuarà polititzat fins el dia que la gent vaja en l'equip que li indique el mapa físic i no el mapa polític!

:)

Beatmac dijo...

Bien dicho! Parece que está prohibido ser feliz.
Eso sí. Ya hemos ganado la Eurocopa. Ahora, volvamos a la lucha:
http://www.youtube.com/watch?v=5h7-5zrODCc

chorbyradio dijo...

No es que sea un fanático del fútbol, pero me ha gustado que gane la selección.
Una alegría para este Estado que vive en horas muy bajas.
¿Las primas de los jugadores?
¿Es que nos preocupamos ahora de ellos cuando haces dos o trs años alguno les daría hasta sus pagas extras?
Es peor todos estos corruptos que se han forrado a manos llenas con el dinero de todos nosotros y que siguen por la calle sin que haya pasado nada.
Escándalos por todos los lados y ahora parece que estos chicos cobran mucho.
Para mí si que cobran mucho, pero me parece que a muchos les interesa que nos fijemos lo que ellos perciben y no lo que han robado otros.
Que por cierto, de la selección se saben sus honorarios, de otros me da que sólo sabemos "una pequeña parte".
Ayer vi Españoles por el Mundo y estaban en Noruega.
¡Joder que se han civilizado los vikingos!
Y nosostros no somos Uganda pero..........No adamos muy lejos.
Saludos sintéticos.

Pettylux dijo...

Gracias por comentar, lo primero.

Ya he dicho que no me gusta el fútbol, pero algo ocurre cuando un equipo o un deportista va sumando triunfos, la gente hace piña alrededor de esos éxitos; ocurre con Nadal, Gasol, Alonso, Indurain, Nieto, etc. ¿A quién le gustaba la Fórmula 1? A cuatro que le apasionaban los coches y punto, porque mira que puede llegar a ser aburrido ver dando vueltas a la pista una y otra vez los coches (como el Scalextric), y sin embargo se ha convertido en un espectáculo de masas en los últimos tiempos.

Sea lo que sea, inmersos en esta puta crisis, que cuando habla un político o un economista (ayer Trichet) la caga y hace que todo vaya peor, que la alegría porque un equipo de buenos profesionales, como son los futbolistas españoles, haya ganado una Eurocopa más me parece justa y necesaria, por desengrasar nuestras venas de primas de riesgo y merkeles.

Saludos.