sábado, 24 de agosto de 2013

Maldito(s) hijo(s) de...

Hoy, cuando hemos llegado a nuestra casa, después de pasar un par de días en la playa, nos hemos encontrado con dos de nuestros perros muertos por envenenamiento: Boby y Tana.

Dos perros pequeños, que ladraban cuando pasaba la gente delante de la casa... ¿eso es motivo? ¿O es que alguien quiere robarnos y callar de esa manera tan sucia a los posibles guardianes? Uno desde hace años, la otra no ha llegado a cumplir un año... os echaremos de menos, mucho.


2 comentarios:

Manuel López Paz dijo...

Hay quienes no tienen oficio...y hacen cosas como esta.

Siento mucho lo sucedido.

Saludos

Pettylux dijo...

No creo que sea el "oficio"; de lo que carecen es de corazón.
Un abrazo y gracias.