domingo, 23 de mayo de 2010

Escuela de sirenas

En los años cuarenta del pasado siglo surge un nuevo concepto de musical, el acuático. Esther Williams protagonizaría varias películas, siendo la principal de ellas Escuela de sirenas, de 1944. De nuevo argumento intrascendente, amorcillos de juventud, porque lo importante son las bellas coreografias de danza sincronizada en la piscina. En la película aparecía también Xavier Cugat y su orquesta.

Homenaje a mi madre, fan absoluta de este tipo de cine musical.

2 comentarios:

Manuel dijo...

Hola pettylux:

Esas coreografía de Esther Williams fueron las que dieron pie a un deporte que ahora nos es familiar: El nado sincronizado.

Saludos

Pettylux dijo...

Disciplina olímpica bien bonita y donde obtenemos magníficos resultados.
Un abrazo.