martes, 6 de noviembre de 2012

Por fin


Tras más de siete largos años de espera, el Tribunal Constitucional ha fallado contra el indigno recurso presentado por el PP contra el matrimonio homosexual. Ocho magistrados a tres, goleada de una justicia liberal y democrática contra los resquicios de la carcundia judial.

Siete años de dudas, de incertidumbre, de pesares, por el intento de acabar, de pisar los derechos de las personas con una orientación sexual distinta, pero natural como la vida misma.

Ese sector retrógrado, meapilas y anticonstitucional (y que sin embargo apela a la Constitución como si fuera la misma Biblia que tanto veneran) que pulula en el PP y al que el (¿cómo definirlo?, no sé, impresentable quizá) presidente del partido en ese momento, Mariano Rajoy, intentó contentar, puede volver a refugiarse en sus cavernas con su putrefacta nostalgia fascista.

Y sé que hay mucha gente en el PP que estaba a favor del matrimonio homosexual, pero únicamente opinaban, no tenían poder para revocar esa triste decisión de Rajoy... ¿Y qué decir de la jerarquía eclesiástica, de Rouco y compañía? ¿Y las peras y manzanas de la enchufada Ana Botella? Un tufo rancio y homofóbico.

Hoy es un gran día para la democracia en España y, por ende, para los derechos universales. Y para todo el colectivo LGBT.

Y siempre, siempre, les estaré agradecido a López Aguilar, ministro que presentó la ley, y a Zapatero, por supuesto.

2 comentarios:

Manuel López Paz dijo...

Hola Pettylux:

La decisión era de esperar...No podía ser otra.

Ahora esperemos que el gobierno se ponga a trabajar en lo que interesa.

Saludos

Pettylux dijo...

Pues no podía ser, pero da mucha rabia (y asco) que haya gente que nos rebaje tanto... o lo intente.

Un abrazo.