viernes, 24 de octubre de 2008

El ultraderechista austriaco Haider era gay


No es algo que me suela sorprender, pues ya conozco unos cuantos casos de padres de familia bien o miembros muy cercanos a la iglesia católica, realizando furibundos ataques a la comunidad gay, como cortina de humo que tape su propia homosexualidad. Ahora resulta que Haider, el líder de extrema derecha autriaco, que murió recientemente en un accidente de coche, era gay. Él, que clamaba contra todo lo que era diferente.

Y ojo, no ha sido un periodista de revista rosa quien ha afirmado dicha sentencia; ha sido su sucesor, ex-novio, que fue nombrado líder del partido al morir Haider, y al que ya han echado del mismo para intentar acallarlo. ¿Es que no es fuerte?

Detesto la hipocresía de la derecha, con una moral cerrada ante los demás, pero de lo más laxa para sí y los suyos. No al aborto, y cuántas niñas de papá rico han ido a Londres a abortar. No a los homosexuales, y cuántas sotanas y cuanto papá respetable no se arrodillará ante una bragueta abultada. No al divorcio, y para qué contar. No a la infidelidad, y las casas de contactos están llenas. No a la inmigración ilegal, pero la chica que les limpia la casa no importa que no tenga papeles.

¡Cuánto miserable campa por ahí con disfraz de persona respetable!

1 comentario:

Héctor dijo...

su lema es haz lo que digo no lo que hago