martes, 23 de febrero de 2010

No a trabajar hasta los 67 años


Hace unos días un amigo me confesó su lectura diaria de este blog, del que discrepaba en bastantes temas porque se me notaba muy afecto al partido gobernante; quien me conozca un poco o me lea un tiempo sabe que milito en el PSOE, pero ello no consigue bloquear mi capacidad de razonamiento y autocrítica. Hay muchas cosas que ZP ha hecho bien, sobre todo en la primera legislatura, pero en esta está resbalando en varias cosas, una de ellas es plantear la reforma de las pensiones.

No nos engañemos: seguramente es necesario hacer alguna reforma del sistema de pensiones pero... antes está la prioridad de conseguir que la economía vuelva a crecer y el paro, a disminuir.

Y si abren el melón, habría que hablar en ese caso no únicamente de pensiones, sino también de economía sumergida, de contrato de trabajo, de los autónomos, de las entidades financieras (grandes responsables del actual desaguisado), de impuestos, de los abusos y derroches de las administraciones públicas locales o autonómicas, del copago de servicios para evitar abusos, etc. Hay que hablar y negociar entre todos (partidos políticos, empresarios, agentes sociales) de estos temas, para tratar de remodelar nuestro sistema productivo.

Ahora no toca hablar de pensiones. Es un problema que probablemente llegará a medio o largo plazo y, ahora y aquí, lo urgente y a la vez más importante es crear empleo (urgencia e importancia muchas veces no coinciden, pero en este caso sí). He escuchado por la radio que un político decía, más o menos: "con un 30% de paro juvenil no es momento de alargar la vida laboral hasta los 67 años". Pues eso.

4 comentarios:

mjt dijo...

¿Y si la sociedad tuviera una conciencia colectiva superior a su propia conciencia de si misma y estuvieramos viviendo la autodestrucción del actual sistema? Esto querría decir que el deseo de cambiar radicalmente mediante la destrucción es superior al del cambio mediante las reformas o los cambios establecidos.
Quizás sea haya acelerado este proceso como consecuencia de la ampliación de la conciencia global mediatizada por las nuevas posibilidades en las técnicas de comunicación.
Ya estamos viendo caer a los más débiles. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Soy un sociata muy arrepentido de votar al inutil este, en las proximas hay que cambiar el voto.

mary dijo...

ei!!! que tal?? te pongo un enlace en nuestro blog a tu blog?

Pettylux dijo...

Hola, lamento el retraso en contestar.
Estamos en un ciclo bajo de la economía y ahí siempre pagan los mismos: los más débiles.
Anónimo, un socialista no se autodefine "sociata", porque se suele utilizar como insulto: yo no cambiaré el voto, porque no me fío absolutamente nada del PP. Qué le vamos a hacer...
Un abrazo.