miércoles, 14 de abril de 2010

¡Qué cansancio y qué poca vergüenza!


Ya casi me sabe mal escribir esta entrada, por no cansar a mis amigos lectores y que digan que siempre le estoy dando vueltas a lo mismo, pero es leer o escuchar las declaraciones de ciertos personajes/personajillos y entrarme unas ganas locas de, desde mi modesto púlpito en blogger, contestar.

  • El nº 2 del Vaticano no conoce la vergüenza. Decir que la pedofilia se asocia a homosexualidad es de locos, mentirosos, carcas, retrógrados. La pedofilia es una enfermedad que se asocia a la instatisfacción sexual de quien la padece, que colma abusando de menores, tanto chicos como chicas. Si no se agarraran al pasado como lo hacen, la jerarquía católica vería claro que el celibato (y el resto de miedos sexuales) es uno de sus grandes problemas para conseguir adeptos. Dejen a los sacerdotes casarse y otro gallo cantaría en Roma.
  • Álvarez Cascos y su coro pepero. Mentir insinuando que la policía amaña pruebas e informes contra los populares en el caso Gürtel es aberrante. ¿Tienen pruebas? A los juzgados, que son muy afines. Claro que no tienen pruebas, tienen mucho chorizo (presunto) dentro de sus filas (y sí, también los hay en otros partidos). ¿O será alguna venganza de este "señor" contra las fuerzas policiales?
  • El Consejo General del Poder Judicial y otra vez el coro del PP. ¿Acaso los ciudadanos no podemos expresar libremente que procesar a Garzón por querer investigar los crímenes del franquismo es una atrocidad democrática? Lo pensamos y lo decimos alto y claro, porque vivimos en democracia, no en ese franquismo que unos pocos (seguro que algún juez también) tanto añoran.
  • Mayor Oreja y de nuevo el coro dichoso. ¿El Gobierno negocia con ETA? Hoy diez detenidos del entorno de la banda. En los últimos meses, ni se sabe. Lo que le da rabia a este "laborioso" eurodiputado (se dice que no pega ni chapa) es que la lucha contra el terrorismo se está llevando ahora mejor que en su etapa de Ministro del Interior, y ahí le duele a este rencoroso y falso personajillo.

Pues hala, ya me he desahogado.

5 comentarios:

Manuel dijo...

En relación a lo del Vaticano:
Significa que están aceptando un porcentaje de sacerdotes y de la jerarquía es gay?. Porque si la pedofilia significa homosexualidad son homosexuales los que abusaron de esos niños. Es una regla de tres

A veces es mejor callar. Solo que en el afan de estar en boca de todos hacen que hayan tristes declaraciones como esa de la pedofilia, como las del antisemitismo....

Cosas que pasan.

Saludos Pettylux

emejota dijo...

Aplausos.

Dead_Angel dijo...

Mejor dicho imposible, me he descargado los musculos leyendote y menos mal, porque estaba punto de explotar con tanta mierda que uno escucha y lee a lo largo del dia.

chorbyradio dijo...

Da la sensación de que para desviar la atención sobre el problema que se ha encontrado el Vaticano, hay que tirar una "descarga" sobre otro tema para que la gente se olvide de los casos de pederastia.
Es lo de siempre. Hay humanos buenos, y malos.
Da igual que condición social, política, sexual o religiosa profese.
Siempre es lo mismo, ¿Todos los que abusaron de niños eran curas homosexueales? No me lo creo.
Aún así parece que dejan claro que hay esa tendencia sexual dentro del clero ???????.
Estos señores al final siempre terminan hablando de lo mismo, la homosexualidad como enfermedad y la relación sexuales como el mal del mundo.
No sé los demás pero yo mientras tengo relaciones sexuales no me acuerdo de hacer nada malo.

Si todo lo malo del mundo fuera el sexo y sus tendencias, yo propondría una "castración universal" para toda la Humanidad.Ja, ja,
Reir por no llorar.

Un gran abrazo amigo Petty.
Saludos eléctricos.

Pettylux dijo...

La jerarquía de la Iglesia católica ha emprendido una huida hacia adelante que le acerca al abismo.
La sociedad sigue un camino imparable hacia la consecución de derechos, sean de la mujer, sexuales, etc. Y ellos ven esto como una de las grandes causas del MAL en el mundo.
Por eso cada vez hay menos gente joven en las iglesias y en los seminarios.
Abrazos.