lunes, 19 de septiembre de 2011

Bon Profit: Champiñones rellenos



Hace ya bastante tiempo que esta mini-sección del blog no se renovaba (hay que reconocer que las actualizaciones del blog también son pocas).

De nuevo estoy a dieta, ninguna predeterminada, sino la que mi experiencia y mi sentido común (el menos común de los sentidos) ha decidido establecer. Me he pasado el verano de comida en comida y de fiesta en fiesta y los varios kilos que he cogido se suman a los ya muchos que de por sí tengo, así que he decido coger el toro por los cuernos y rebajar lo adquirido recientemente más todo lo que pueda. ¡Ah, y dejando de fumar, encima!

La receta que os voy a proponer está medio indicada para las dietas; no conozco el aporte calórico, pero debe estar en un término medio, porque si bien el champiñón es una bendición (34 Kcal./100 gr), el proceso y alguno de los ingredientes del relleno no lo es tanto, relleno que se puede hacer de lo que se le ocurra a uno, desde lo más "prohibido" como la panceta hasta ingredientes más light, como las gambas, el jamón de york/pavo u otras verduras. En fin, va por ustedes.

CHAMPIÑONES RELLENOS

Ingredientes (para 4 personas): Una docena de champiñones grandes, 200 gr de panceta/gambas limpias sin carcasa ni patas/jamón/verduras, es decir, lo que a uno le apetezca en ese momento; un pimiento verde, un rollo de queso de cabra, un puñado de avellanas, piñones, perejil, un diente de ajo, una rebanada de pan duro, medio limón, un vasito de ron añejo, aceite de oliva virgen, sal, pimienta.

Cortar el tallo del champiñón que esté manchado de tierra y lavar uno a uno; vaciar cada champiñón, reservando el resto de tronco, que se corta a pedacitos. Se trocea el pimiento, quitándole las semillas y se trocea el ingrediente principal del relleno (panceta, gambas, etc.)

Se calienta aceite de oliva en una sartén y primero se doran los piñones, las avellanas, el diente de ajo pelado y el pan y se retiran; se vierte a la sartén la panceta/gambas/jamón, etc. que hayamos elegido y les damos unas vueltas, hasta sacarlo. Seguidamente es el momento del pimiento, que sufre el mismo proceso. Con todo retirado, en un mortero majamos las avellanas, los piñones, el pan y el ajo, con un poco de sal. Agregamos el ron cuando todo esté ya chafadito.

Ponemos en la sartén todos los ingredientes juntos, la pimienta al gusto y el contenido del mortero; es posible que con el ron la mezcla se flambee; dejamos de todas maneras que no quede nada de caldo o aceite en la sartén. Sacamos todo y lo metemos en una picadora, hasta que quede hecho una pasta. Dicha pasta se coloca dentro de cada uno de los champiñones, a los que previamente habremos exprimido en el interior unas gotas de limón, y remataremos con una delgada loncha de queso de cabra de barra y una hojita de perejil.

En una fuente untada ligeramente previamente con aceite de oliva colocamos uno a uno los champiñones; en un horno precalentado, introducimos la bandeja a fuego fuerte (200/220 ºC) y retiramos a los 15 minutos.

Los dos últimos sábados he cocinado este plato, con mucho agrado por parte del resto de comensales, que esperaban la receta como agua de mayo. Deseo que también triunféis, como yo, al hacerlo.


3 comentarios:

Dead_Angel dijo...

Muchas gracias por esta receta! Muy original y divertida! La probaremos este fin de semana :D

Pettylux dijo...

Para eso la he publicado, por si alguien la quiere aprovechar.
Un abrazo.

Manuel dijo...

Mi esposa los hizo ayer...de rechupete.

Saludos