domingo, 2 de octubre de 2011

Leer



De toda la vida me ha gustado leer. Durante un invierno no asistí al colegio (tendría cinco años o quizá seis y mi madre se esforzó por enseñarme a leer y escribir y hacer sumas y restas y total, cuando me reincorporé a clase destacaba sobre mis compañeros, por el interés puesto por mi madre). Comencé muy temprano con los tebeos, Roberto Alcázar y Pedrín, Purk el Hombre de Piedra, El Guerrero del Antifaz, El Jabato, El Capitán Trueno, Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape y demás personajes Bruguera. De ahí salté a los comics Vértice, los superhéroes, Los Vengadores y los Cuatro Fantásticos sobre todo. También leía clásicos de la literatura ilustrados y libros de Julio Verne o de otros autores de aventuras; incluso me tragué un buen tocho de la Biblia ilustrada. Todo ello antes de llegar a la adolescencia, off course.

A mi madre le gustaba leer y también escribir. Yo me leía todo lo que ella plasmaba, en bolígrafo o lápiz, en un papel. Gracias a ella se despertó en mí, a la edad de trece años, la curiosidad por la escritura, componiendo unos versos espantosos pero que abrieron la espita de mi interés posterior.

En el instituto se veía venir, yo era lo que algún gilipollas suele llamar "rata de biblioteca"; la de mi centro educativo, el Jorge Juan, era un sueño para mi curiosidad, ya que además de los libros de lectura o texto recomendados a los alumnos, atesoraba una colección de libros antiguos impresionante, adjetivo que también serviría para la biblioteca particular del escritor Miguel Martínez Mena, que yo ayudaba a mantener en orden (misión prácticamente imposible, por cierto).

En esa misma época empecé a estudiar Filología Hispánica, en el ya lejanísimo año 1984 (¡ay, cómo pasa el tiempo!), pero la diosa Fortuna quiso que mi destino no fuera el por mí elegido, sino otro bien distinto y del que estoy muy orgulloso: vi una oportunidad para comenzar a trabajar en la Universidad, la pillé al vuelo y dentro de un mes cumplo un cuarto de siglo en esa institución, mi segunda casa, como bibliotecario.

Abandoné Filología un par de años más tarde para dedicarme a trabajar y vivir, ya que con 23 años estaba en la flor de la vida y, culo inquieto y fiel a mi lema ("la cuestión es no parar"), hice muchas cosas, conocí mucha gente (alguno ha quedado impreso en mi vida como amigo), tuve bastantes relaciones (ejem), me mudé varias veces de casa y así hasta hoy. ¿Y todo este rollo, para qué?

Nunca he dejado de leer. He coleccionado comics hasta hace unos pocos años (pero aún me compro alguno de vez en cuando), novelas, libros históricos, poesía, libros de cocina, prensa: no me veréis meterme en la cama y quedarme dormido si antes no intento leer algo (depende del cansancio, leo o me quedo torrado al poco). Y ahora he retomado Filología, antes de que me pille el cambio a grado, y no doy abasto con las lecturas obligatorias y las recomendadas... Y yo tan a gusto, por cierto.


5 comentarios:

Manuel dijo...

A mi también me gusta leer (parte intrínseca de mi profesión). Decidí hacerme protagonista de un blog (escribirlo) justamente por esa afición a la lectura.

Las madres siempre están encima de uno para que nos vaya mejor y seamos los mejores.

Saludos

chorbyradio dijo...

Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí.
No cabe duda que leer nunca será malo. Yo debería de hacerlo más. Me aplico yo mismo el que no me vale que no tenemos tiempo. Para ver la tele (yo paso) o delante del ordenador sí que tenemos suficiente.
Leyendo siempre se aprende algo. Y sé que suena a poco ecológico, pero debe de ser por mi edad, que me sigo quedando con el libro de papel.
Se debería de leer siempre algo, además de los periódicos.
Un gran abrazo amigo para ti y los tuyos, y que sepas que nunca me olvido de que estás ahí.
Saludos eléctricos.

Pettylux dijo...

Muchas gracias amigos, por continuar pasando aunque sea de vez en cuando, yo también lo hago por vuestros blogs.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Hola Rafa, no he dejado de pasar por tu blog. Y como se puede comprobar, poco a poco vas recuperando la actividad. Me alegro mucho por ti y por nosotros. Ánimo.

Pettylux dijo...

Gracias Anónimo, en ello estoy...