jueves, 5 de junio de 2008

El juzgado de Denia debe celebrar bodas gays

La Dirección General de Registros admite el recurso presentado por la Fiscalía contra la decisión de la magistrada Laura Alabau de no celebrar la boda entre dos gays británicos.
Esta funcionaria, a la que no le gusta acatar algunas decisiones democráticas del Parlamento, se opuso ya hace dos años a celebrar dos bodas entre parejas del mismo sexo, alegando que estas uniones no se celebran en su país de origen. El Gobierno la puso firmes y las bodas se celebraron.
¿En qué país vivimos? Yo, que soy funcionario, ¿puedo dejar de cumplir las leyes cuando me apetezca? ¿Debo dejar de atender a un "erasmus" que venga a mi biblioteca, por no ser estudiante nativo? ¿Qué se ha creido esta gente? Han sido muchos años de represión fascista (sí, fascista) contra los homosexuales para que ahora nos hagamos los suecos y digamos "¡bah, déjala, bastante tiene con lo suyo!". De eso nada, esta señora, que ha insultado a otros funcionarios (llamaba al teniente fiscal de la Audiencia "apéndice vergonzoso" del Gobierno) y que promovió un recurso de inconstitucionalidad contra las bodas gays (que no admitió a trámite el Tribunal Constitucional, encima parece bastante pésima jurista), debe ser sancionada como sería sancionado cualquier funcionario público que se negara a realizar sus menesteres.Y si no le gusta su trabajo, que se vaya.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

sí señor

Héctor dijo...

esta gente se merece que la traten como basura